Consumo en EE. UU. resiste a la inflación



Foto: Freepik.es


A pesar de la subida de precios, que también empezó a ceder, los estadounidenses siguieron gastando.

Por: Portafolio


Las familias estadounidenses continuaron gastando en abril, cuando la inflación cedió, una buena noticia para los consumidores y también para la popularidad del presidente Joe Biden.


La fuerte subida de precios que desde hace meses erosiona el poder de compra de los norteamericanos se moderó en abril, según el índice de inflación preferido por la Reserva Federal, el PCE, publicado este viernes.


La inflación en los últimos 12 meses a abril fue de 6,3%, frente al 6,6% de marzo, según el índice del Departamento de Comercio.


En la medición mes a mes, los precios aumentaron un modesto 0,2% entre marzo y abril, frente a 0,9% entre febrero y marzo.


Es una buena noticia para los consumidores, que vieron subir sus ingresos 0,4% el mes pasado en comparación con marzo, y gastaron 0,9% más, una cifra que -aunque positiva- representa un incremento más pequeño al registrado en el tercer mes del año. Los datos muestran que “los consumidores son resilientes, por ahora”, resumió Rubeela Farooqi, de High Frequency Economics.


BIDEN SALUDA “AVANCES”


Biden saludó una “señal de avances”. Igualmente “tenemos todavía mucho trabajo por hacer” sobre la que define como la “prioridad económica” de su gobierno.

El mandatario achaca a la invasión rusa de Ucrania la inflación, a la que calificó nuevamente este viernes como “el alza de precios de (Vladimir) Putin”, el mandatario ruso.

La mayor economía del mundo ha sido castigada por meses por una inflación persistente, que se volvió todavía más dolorosa por el aumento de los precios de la energía a consecuencia de la invasión rusa de Ucrania.


Precisamente, si se excluyen los precios más volátiles de energía y alimentos, la inflación llamada “subyacente” marca 4,9% en 12 meses.


El PCE es el índice de medición de inflación preferido por el banco central estadounidense, que adelanta una agresiva política de subida de tasas de interés, en un intento por moderar el alza de precios y encaminarla a su objetivo de 2% anual. El proceso de incremento de tasas comenzó en marzo luego de años de tipos de interés ultrabajos, cercanos a cero, para sostener la economía durante la pandemia.


En mayo la Fed subió las tasas de referencia en medio punto porcentual, el mayor incremento desde el año 2000.


El otro índice principal de inflación, el CPI, publicado por el Departamento de Trabajo y utilizado sobre todo para el cálculo de las jubilaciones, también se moderó en abril a 8,3% interanual, luego de alcanzar 8,5% en marzo, un máximo desde 1982.


GASTOS EN CONTEXTO INFLACIONARIO


Los consumidores aumentaron sus gastos en servicios, para ir a comer afuera por ejemplo, al tiempo que sus alquileres subieron. También compraron más autos y repuestos.

“Los hogares estadounidenses están tal vez descontentos con la inflación, pero continúan gastando a un ritmo sano”, estimaron Lydia Boussour y Kathy Bostjancic, de Oxford Economics.


Estas economistas anticipan, “en un contexto de inflación alta y oferta limitada de bienes, que los consumidores continúen volcándose al gasto en servicios, lo cual alimentará el crecimiento económico este verano” boreal.


El consumo, “principal soporte de la economía, sigue solido ante la inflación histórica y el alza de tasas de interés. Pero una ruta sinuosa espera a (el crecimiento de) la economía estadounidense que, creemos, se desacelerará al acercarse 2023”, añadieron.

En este contexto, la confianza de los consumidores en la economía estadounidense se degradó en mayo por la inflación y el alza de las tasas de interés, según la estimación final de la Universidad de Michigan publicada este viernes.


El índice perdió 10,4% en abril y cayó a 58,4 puntos, su nivel más bajo desde agosto de 2011. Este descenso es mayor al esperado por los analistas, que esperaban el índice en 59,1 puntos.

“Las familias continuaron utilizando sus ahorros para financiar sus gastos. La tasa de ahorro de los particulares cayó 0,6 puntos (porcentuales) a 4,4% (de los ingresos) en abril, el nivel más bajo desde setiembre de 2008”, destacaron Boussour y Bostjancic.


Articulo disponible aquí


11 visualizaciones0 comentarios