“El paro nos golpeó más que la pandemia”: Presidente de Smurfit Kappa



Por: Smurfit Kappa


En momentos en los que el país y el Valle del Cauca se enfrentan a un proceso importante de reactivación económica y a la recuperación en distintos frentes, bien vale la pena resaltar a las organizaciones que durante años contribuyen al desarrollo de Colombia y de sus regiones.


Una de ellas –sin duda– es Smurfit Kappa Colombia, que con 77 años de fundada (con un 50% de accionistas colombianos y 50% de extranjeros), fue pionera en la introducción del concepto del reciclaje al país en los años 50, cuando la compañía hizo un molino de papel, el cual su materia prima era producto de reutilizar el papel. De hecho, es el mayor reciclador de papel y cartón en Colombia, pues recicla hasta 200 mil toneladas en el año.


Así mismo, se destaca por ser el mayor reforestador privado en el país y la organización que reinició todos los programas en esa línea a finales de los años 60 en Colombia, además de trabajar en lo que tenía que ver con la protección del medio ambiente y en temas de responsabilidad social, puesto que la empresa arrancó en esa época con el compromiso de ayudar a los trabajadores.


“A medida que nosotros empezamos a crecer nuestra base forestal, y que teníamos una presencia rural muy grande, a través de nuestra Fundación introdujimos los Institutos Técnicos Agrícolas Forestales (ITAF), propiedad de la compañía y que están en zonas rurales del Valle y el Cauca. Son colegios de altísima calidad y que introdujeron ese concepto de establecer colegios en la región para tratar de lograr que los muchachos que se graduaran se quedarán en las áreas rurales y de esta manera hemos agregado mucho valor a estas dos regiones”, explica Álvaro José Henao, presidente de Smurfit Kappa Colombia.


La empresa hoy

De acuerdo con el directivo, en la actualidad Smurfit Kappa es un referente en Colombia en materia de empaques a base de papel, puesto que es la compañía más grande del país, y que sigue creciendo y teniendo operaciones en todo el territorio nacional y fábricas en distintas regiones y, por supuesto en el Valle del Cauca donde tiene su operación más grande.


“Como anécdota, la compañía fue fundada en Medellín en el año 44, pero muy rápido –al año– se decidió que la fábrica la tenían que hacer en Cali, porque necesitaban que estuviera cerca de un puerto, en este caso Buenaventura; igualmente en un sitio que fuera potencial de crecimiento industrial y que se localizara cerca de un río, que era el Río Cauca. Ese concepto, muy válido en esa época, sigue siendo hoy igual de válido para el Valle del Cauca”, recuerda Henao.


Y no es casualidad, ya que anota que las ventajas estratégicas que tiene el Valle es que está en una zona donde hay agricultura, industria y cercano de un puerto, lo cual facilita todo para una operación que busca tener una relevancia tanto nacional como internacional.


En relación con los efectos de la pandemia, el Presidente de la compañía afirma que para ellos la realidad es que el paro les afectó más que la propia emergencia sanitaria, y no duda en señalar que este ha sido de lejos el evento más negativo que ha tenido la compañía desde su fundación.


Y no es para menos, si se tiene en cuenta que en la fábrica de Cali (que está en Yumbo), tuvieron que parar 42 días, algo que jamás les había sucedido y que representa el 50 por ciento de su operación en Colombia.


Por eso, no duda en indicar que la gente no es consciente de lo que significa esto para una empresa como esta –que es la más grande de Colombia en materia de empaques–, ya que estuvieron muy cerca de tener un desabastecimiento en el sistema logístico del país, porque todo lo que uno imagine va en cajas: la comida, las medicinas y todo lo que se ve en el supermercado y exportaciones como flores y frutas como el aguacate, la piña y muchos otros.


“Estuvimos ad portas de que ocurriera algo muchísimo más grave, además de que la compañía perdió arriba de los US$10 millones, las personas tampoco son conscientes del daño que se le hizo al país como un sitio de inversión, pues recuperar la confianza eso nos va a costar un tiempo, porque cuando uno le dice a un inversionista venga e invierta para exportar de aquí a otros países, lo primero que van a decir es pero cómo voy a depender de usted si van y lo paran, y además lo hacen durante 42 días. A nadie se le ocurre eso, eso no pasa en ningún lugar del mundo”, advierte Henao.


Por fortuna, como Smurfit Kappa tiene operaciones en otras ciudades del país, como Bogotá, Medellín y Barranquilla, pudieron seguir operando con esas fábricas y lograron defenderse, no obstante, cuando fueron a arrancar ya estaban al borde de llegar a una situación muy crítica.


En ese sentido, el directivo añade que durante la pandemia vivieron algo parecido, pero era porque muchos clientes pararon y en algunos casos no eran paradas totales, por lo que se pudieron recuperar rápidamente. “Finalmente la pandemia sí nos pegó, pero no como efecto grande; mucho más grave fue para nosotros el paro que la pandemia”.

Empleo y proyectos


Según el Presidente de Smurfit Kappa, la compañía ofrece alrededor de 3.000 empleos directos en Colombia, de los cuales la mitad están en el Valle del Cauca, aunque en las zonas rurales están generando aproximadamente unos 4.000.


“Los primeros de ellos corresponden a las grandes ciudades, pero tengo que decir que somos unos grandes empleadores en zonas rurales, con buenos salarios y con todas las prestaciones, lo que hace una gran diferencia con respecto a cualquier otro tipo de empleo que se pueda otorgar en el campo”, subraya Henao.


Y frente a los proyectos que vienen para la empresa, el directivo resalta que en este momento están construyendo una nueva fábrica en Medellín, en la zona de Guarne, en tanto que en 2022 iniciarán la construcción de una nueva planta en Tocancipá.


Así mismo, avanzan en la ampliación de una máquina papelera, por US$20 millones, en Yumbo. “Estamos en un proyecto para la modernización nuestra planta de pulpa en Yumbo, por US$50 millones. La planta en Medellín va a ser de también de US$50 millones y la de Bogotá la vamos a hacer en dos etapas, primero una de US$25 millones y una segunda etapa de otros US$25 millones”, revela Álvaro José Henao, quien a la vez indica que la compañía está muy comprometida con el desarrollo del país, invirtiendo en las diferentes ciudades y donde, obviamente, la inversión más grande es en el Valle, pese a que los recursos destinados en las otras ciudades donde tienen presencia también son muy importantes.



Articulo disponible aquí

10 vistas0 comentarios