Estados Unidos permitirá mezclar marcas de vacunas en la tercera dosis




Se espera que la FDA anuncie esta semana la decisión. También beneficiaría a los más de 15 millones de vacunados con Johnson & Johnson que ahora podrán ponerse Pfizer o Moderna. Esto es lo que se sabe hasta ahora sobre este asunto.



Bogotá 19 de octubre 2021 (Revista Semana) -. El diario The Washington Post reveló el sentido de una de las decisiones que más expectativa ha generado recientemente en los Estados Unidos. El país está vacunando con la tercera dosis o la dosis de refuerzo a su población y ante esta nueva meta, saber si debía hacerse con la misma vacuna inicial o se podía utilizar una diferente era clave.


La FDA emitirá el miércoles un comunicado en el que según el diario dará la autorización de refuerzos para las vacunas Moderna y Johnson & Johnson. “Se espera que la FDA diga que las personas generalmente deberían ceñirse a la misma vacuna si es posible, pero permitir otras marcas de refuerzos, según dos funcionarios federales que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir el tema”, señala el periódico.

La decisión se toma luego de que se hicieran públicas varias investigaciones que evidenciaban la necesidad de reforzar a algunos vacunados. Las mayores dudas en Estados Unidos se tenían respecto a los vacunados con Johnson & Johnson (J&J). Un panel de expertos médicos estadounidenses de alto nivel aprobó por unanimidad recomendar la autorización de una segunda inyección de esta vacuna.


La decisión contribuirá a poner fin a una sensación de limbo para 15 millones de estadounidenses que recibieron la dosis única, pero que estaban preocupados de si sería suficiente para protegerlos, especialmente tras el aumento de la variante delta.

Los miembros del comité, convocados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), coincidieron con la empresa farmacéutica en que las pruebas de seguridad y eficacia favorecían una segunda dosis de esta vacuna originalmente de una sola dosis.


Varios de los expertos independientes sugirieron que, aunque J&J había solicitado la autorización de un refuerzo, una segunda vacuna de J&J debería considerarse, de hecho, como una dosis “adicional” necesaria para lograr la vacunación completa. “Creo que esto francamente siempre fue una vacuna de dos dosis. Es difícil recomendarla como una vacuna de una sola dosis”, dijo Paul Offit, experto en vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia.

También se pidió al panel que discutiera, pero no que votara, la cuestión del llamado refuerzo “mix and match”, en el que una persona recibe una marca o tipo de vacuna de una tecnología diferente a la utilizada para la dosis inicial. El científico de la FDA Peter Marks dijo que “es posible” que esa cuestión se vote en el futuro.


Ese futuro que todos esperaban será este miércoles, según los principales diarios estadounidenses. Un estudio preliminar demostró que las personas que han recibido la vacuna J&J pueden beneficiarse de una dosis de refuerzo de una vacuna diferente, de ARN mensajero (ARNm), como las de Pfizer o Moderna.


La vacuna de J&J de una sola toma nunca fue tan eficaz como sus homólogas de ARNm de doble dosis, pero algunas pruebas sugieren que es menos susceptible de menguar que la de Pfizer y Moderna, debido a la tecnología de vectores virales que tiene detrás.


No obstante, la empresa presentó datos que mostraban que la eficacia contra el covid sintomático aumentó del 70 al 94% en un ensayo realizado en Estados Unidos tras una segunda dosis administrada dos meses después de la primera. Estas cifras son similares a las asociadas a las vacunas de ARNm.


La reunión del viernes se produjo después de que el mismo panel votara el jueves a favor de autorizar una dosis de refuerzo de la vacuna de Moderna para los grupos de riesgo.

En esa reunión, el panel decidió autorizar una dosis de refuerzo de Moderna para los mayores de 65 años, las personas de entre 18 y 64 años que tienen un mayor riesgo de desarrollar una versión grave del coronavirus, y aquellos cuyo trabajo o situación puede implicar una exposición frecuente al virus.


Ya se tomó una decisión similar para la vacuna de Pfizer varias semanas antes, ya que los expertos estaban preocupados por la posibilidad de que un refuerzo no fuera adecuado para todo el mundo, especialmente para los varones más jóvenes con riesgo de desarrollar miocarditis (inflamación del corazón) como efecto secundario.


Pero la decisión de J&J se aplica de forma más amplia, a todas las personas mayores de 18 años que hayan recibido la primera inyección de la vacuna al menos dos meses antes. Se espera que está decisión agilice aún más el proceso de ponerse la tercera dosis en Estados Unidos o de ponerse una dosis adicional de otra marca cuando la primera fue la vacuna de una sola dosis de Johnson.


También que le permita a otros países tomar decisiones similares. En Colombia, por ejemplo, los mayores de 80 años, en su mayoría vacunados con Sinovac, están siendo vacunados con Pfizer. Esto se ha hecho también en otros países de América Latina, en donde reforzar a la población es también una prioridad.


Publicado en Revista Semana, disponible aquí

1 vista0 comentarios