Las nuevas inversiones que realizará Smurfit Kappa en Colombia

Tony Smurfit, su CEO global, explica los planes para fortalecer la infraestructura productiva a nivel nacional. Por ejemplo, alista planta en Guarne.




Por: Portafolio


Smurfit Kappa tiene en marcha un programa para mejorar su infraestructura productiva en Colombia con el fin de responder al crecimiento de los clientes. Así lo anunció Tony Smurfit, CEO de la multinacional, en diálogo con Portafolio. Las inversiones ascienden a US$150 millones.


¿A qué se debe su visita al país en esta oportunidad?


Estamos con la junta directiva para ver en realidad qué está sucediendo dentro de la operación y para ver muchas de las inversiones que estamos realizando. Todos se sienten muy felices y muy emocionados de lo que han visto.


¿Cuáles son los planes para Colombia?


Tenemos muchas oportunidades, vemos un crecimiento impresionante dentro de nuestro negocio. En los últimos 7 u 8 años hemos tenido un crecimiento muy fuerte, hemos estado invirtiendo mucho dinero para poder cumplir con ese aumento.


Uno los proyectos más grandes que tenemos en este momento consiste en hacer todas nuestras plantas de tratamiento de desechos para asegurarnos de tener papel más limpio. Todos nuestros clientes están creciendo, por ejemplo las empresas de las flores y también hay un movimiento en consumo masivo. Estamos tratando de cumplir con esa expansión.



¿Qué planean?


Ahora estamos adecuando maquinaria y empezando una nueva fábrica en Antioquia que estará lista en dos años.


Estamos invirtiendo en la energía de biomasa en Cali, más de US$100 millones. Y estamos mirando las máquinas de papel para mejorar la capacidad con el objetivo de producir más papel y convertirlo en cajas.


¿Cómo es lo de Antioquia?


Tenemos una empresa en Medellín y como la ciudad está creciendo estamos saliendo a las afueras. Lo que estamos haciendo es una nueva instalación en Guarne. Es una planta muy moderna, más grande que la que tenemos.


¿Hoy cómo está el país entre los mercados más dinámicos para ustedes?


México y Colombia son los países más fuertes que tenemos en las Américas.

Y luego, si vemos en Europa, tenemos a Reino Unido, Alemania, Francia, España e Italia que son mercados muy importantes para nosotros y en los que estamos invirtiendo mucho dinero. Creo que estamos invirtiendo más en Colombia y México que en los países que mencioné porque vamos a ver más oportunidades en el mediano plazo que en los demás que no están creciendo al mismo ritmo que aquí.



¿Cuál es su opinión sobre la crisis y las amenazas de recesión en el mundo?


Hemos visto tantos retos en el mundo. Yo creo que lo que estamos enfrentando en Europa es una crisis de energía y por encima de esto tenemos la inflación y una guerra.


La confianza en Europa ha disminuido muchísimo en los últimos nueve meses y eso es un problema de nuestro negocio, aunque no nos va mal. Ofrecemos empaques ambientales lo que es muy positivo para nosotros porque eso va en contra de los empaques plásticos y las leyes se están moviendo más a nuestro favor.


Lo segundo es el comercio electrónico que es muy importante. Es parte de la oferta que tenemos y todavía estamos viendo oportunidades gigantes.


Pero vamos a tener que enfrentar esos retos en los próximos 18 meses. La inflación está en 7%, 8%, 9% y 10% ,dependiendo del país. Hay situaciones en la cadena de abastecimiento, problemas de costos que estamos teniendo en muchos de nuestros productos como por ejemplo, el almidón.


Los precios están subiendo y eso es algo que hemos visto tan agresivamente. Cuando vemos a países individualmente, a algunos les está yendo bien y a otros no tan bien.


¿Qué hacen para mitigar estos fenómenos?


Estamos invirtiendo para que toda la operación sea mucho más eficiente. Al final, vamos a los clientes a decirles que tenemos incrementar los precios.



¿Qué piensa sobre el cambio de Gobierno en Colombia?


Operamos en 36 países diferentes, los gobiernos van y vienen, algunos son más de izquierda, otros más derecha, o más de centro. Algunos son más o menos extremos.

Lo único que no nos gusta es cuando los gobiernos interfieren con los negocios como lo que pasó en Venezuela.


Somos apolíticos totalmente, proveemos cajas que hacen a la gente feliz, como me dijo un cliente. También nos preocupan los gobiernos muy radicales porque claramente pueden cambiar los patrones de compra y eso puede afectarnos.


Pero no tenemos ninguna influencia sobre eso, entonces simplemente tratamos de ser un buen ciudadano corporativo, de proveer sostenibilidad y continuar invirtiendo.

0 visualizaciones0 comentarios