Tres compañías de la organización Carvajal declaradas sociedades BIC


Ana Milena Muñoz, vicepresidenta de sostenibilidad y economía circular de la Organización Carvajal.

Por: El Tiempo


Colombia completó 847 Sociedades Comerciales de Beneficio e Interés Colectivo (BIC), firmas que no solo se enfocan en ser exitosas desde el punto de vista económico, sino que también están comprometidas a tener impactos positivos en los ámbitos social y ambiental.


La más recientes en ingresar a este listado son Carvajal Espacios, Carvajal Soluciones de Comunicación y Carvajal Tecnología y Servicios, que, como sus nombres lo indican, pertenecen al grupo vallecaucano Carvajal, organización con presencia en 12 países, a través de sus negocios de empaques, pulpa, papel, artículos escolares, muebles de oficina, tecnología y del sector inmobiliario.


Estas empresas se suman a otras grandes como Tetra Pak, Alpina, Movistar, Corferias y Finandina, que también han asumido ese compromiso de transformarse e incorporar procesos con impactos positivos en lo económico, lo social y lo ambiental. Para Ana Milena Muñoz,vicepresidenta de sostenibilidad y economía circular de la Organización Carvajal, si bien ingresar a este grupo de empresas comprometidas con la sostenibilidad ambiental y la equidad es un verdadero hito, es claro que estos temas no son nuevos para la organización, pues de tiempo atrás vienen trabajando en ello y hacen parte del ADN del Grupo Carvajal.


“Carvajal siempre ha sido BIC, desde su filosofía empresarial, desde la forma como aborda los temas que no es solo por cumplir una ley sino por una convicción y porque está muy alineada con nuestro propósito superior, el cual venimos trabajando desde hace más de un año y que señala que Carvajal existe para impulsar el desarrollo económico y social del país”, precisó.


El Valle del Cauca es uno de los departamentos con más participación en el total de empresas BIC. Sólo en Cali se han registrado 41. La meta fijada para el 2022 es llegar a las 1.500 empresas BIC.


Muñoz advierte que es fundamental que una organización como Carvajal, con 117 años de operaciones, le apueste a esa declaración reiterando que sigue presente construyendo país con la generación de empleo de calidad, a través de su relación con sus cadenas de valor, de sus prácticas de gobierno corporativo y entendiendo que hacer negocios no se vale de cualquier manera sino desde la transparencia, respetando los derechos de los demás, entendiendo que las prácticas laborales están acogidas a la ley, pero también a un modelo más amplio de relacionamiento con sus colaboradores.


A propósito de este logro, María Ximena Lombana, ministra de Comercio, Industria y Turismo, afirmó que “la llegada de Carvajal a las Sociedades BIC demuestra su compromiso con la sostenibilidad ambiental y la equidad, temas fundamentales para el desarrollo económico y social del país, así como para jalonar la competitividad local”.


La funcionaria agregó que “es un ejemplo para que, junto con su cadena de proveedores, jalone cambios positivos en las prácticas del sector empresarial nacional”.


Para la directiva de Carvajal, es claro que faltan aún muchas empresas por hacer parte de estos lineamientos, y frente a esto considera que puede existir cierto temor en el sentido de los recursos que se tienen que invertir para cumplir y mantener esos compromisos, cómo se deben cambiar las prácticas para garantizar que, como empresa, no la vayan a sacar de ese ‘club’.


Mi reflexión en ese sentido es, arriésguese, apuéstele a entender que hay una manera distinta de hacer negocios, a pensar no solo en la rentabilidad como el único factor que le permitirá construir sostenibilidad en el tiempo. La conversaciones con los proveedores, con los clientes, con la comunidad hoy cambió y esas conversaciones exigen de manera más explícita de mostrar realidades de lo que sucede con el producto, los servicios de impacto en término de esas dimensiones.


Para Muñoz, los retos que siguen para el Grupo Carvajal son grandes: “debemos buscar mecanismos internos y externos, hacer unas declaraciones formales de nuestros compromisos en varios aspectos, como por ejemplo, frente a la huella de carbono, frente al tema de manejo y gestión de residuos, estamos trabajando en la declaración sobre el impacto social, es decir, a cuantas personas queremos llegar y transformar con nuestros programas sociales. Toda esa construcción de compromisos reales al 2025 y al 2030 es algo que ya se tiene, se presentan en la junta de noviembre y luego comienza todo un proceso de ir marcando nuestro paso”.


Articulo disponible aquí

6 vistas0 comentarios