Zona Franca del Pacífico: Desafío 2020 & Perspectiva 2021


Fuente: Zona Franca del Pacifico

Por: Juan Carlos Botero Giraldo

CEO - Zona Franca del Pacifico


Está por terminar un año que planteó descomunales retos y nuevas oportunidades dada la emergencia sanitaria, social y económica que inició en marzo y que aún se está viviendo. Por el lado de los retos enfrentamos una pandemia desconocida de efectos impredecibles, un cierre abrupto de la economía con sus consecuencias duras en empleo y dinámica empresarial, el cambio en la modalidad de trabajo, de presencial a virtual, la educación, las labores y la dirección de empresas desde casa, afectando la vida familiar, los tiempos y en general el estilo de vida de todos. Por el lado de las oportunidades, el aprendizaje de nuevas tecnologías de comunicación y conectividad, la apertura de nuevos espacios y mercados para algunos sectores, así como la innovación y reinvención de negocios.


La Zona Franca del Pacifico (ZFP) como parque industrial y logístico insertado en las cadenas de valor regional y global, naturalmente no fue ajeno a la emergencia y fue impactado negativamente en algunos de los sectores y positivamente en otros. En los meses de marzo (finales), abril y mayo las operaciones totales promedio de la ZF se cayeron a niveles del 50-60% de la actividad media alcanzada en tiempo pre-Covid 19, afectando principalmente a industrias de bienes no esenciales como confecciones, confitería, logística de electrodomésticos y otros bienes durables y vehículos que tuvieron que parar sus plantas y operaciones. Otras industrias como la farmacéutica, la de insumos y telas médicas y la de alimentos tuvieron poca afectación e incluso algunas, por el tipo de producto & servicio ofrecido, vieron crecer su demanda y sus ventas. En junio empezó la reactivación de las empresas que habían cerrado y paulatinamente fueron recuperando sus niveles de operación en el trimestre junio-agosto hasta llegar a sus promedios de actividad pre-pandemia, y poder consolidarlos entre septiembre y noviembre. Con esto la ZFP afortunadamente ha recuperado casi plenamente (al 95%) su dinámica económica y operativa de los usuarios y empresas actuales.


En el frente de las inversiones en nuevos lotes en el proyecto de ampliación que viene desarrollando la ZFP, se ha logrado a partir de agosto la comercialización de algunas áreas nuevas y está pendiente el cierre de compra-venta de otros lotes con algunos inversionistas que han aplazado sus decisiones de compra o de crecimiento para el 2021. El negocio inmobiliario de arrendamientos de bodegas tuvo una caída leve a mediados de año y viene en senda de recuperación para este último trimestre del año.

En esta coyuntura de retos y oportunidades, la Zona Franca del Pacifico ha venido renovándose y reinventándose, incursionando en nuevos negocios de logística de carga suelta y bodegaje de bienes, diseñando nuevos proyectos de bodegas de pequeño y mediano formato (de buena demanda por clientes e inversionistas) para emprender en 2021 y explorando planes pilotos de e-commerce con sus usuarios industriales y logísticos. En efecto, consideramos que las zonas francas pueden ser relevantes hubs de comercio electrónico en Colombia y la región Andina, contribuyendo a ser intermediarios de valor para la manufactura, ensamble, maquila y logística de bienes comercializados mediante modalidad de tráfico postal -- “paqueteo”-- y de envíos urgentes tanto en el comercio doméstico como en el trans-fronterizo.


También vemos muy buenas oportunidades para que aprovechando los crecientes procesos de reshoring y nearshoring de empresas del Asia y de otras latitudes, pueda la ZFP capturar nuevos inversionistas que quieren relocalizar sus operaciones industriales, de ensamble, manufactura y comerciales en Colombia para así estar más cerca de sus clientes y atender más eficientemente sus mercados y demanda naturales en Norteamérica y Latinoamérica. La Zona Franca del Pacifico, como afiliado de número de Amcham Suroccidente viene trabajando con la Cámara y otros aliados estratégicos para identificar y capturar estas oportunidades que brinda la tendencia de reshoring, ofreciéndoles a sus inversionistas y clientes unos espacios eficientes y logística de talla mundial para el buen desarrollo de sus negocios.


Vemos el 2021 con moderado optimismo, esperando que con la disciplina y autocuidado de los ciudadanos de Colombia y el mundo, la adecuada y juiciosa observancia de los protocolos de bioseguridad y de distanciamiento preventivo en hogares, comunidades y empresas, y la próxima aprobación y salida de las vacunas contra el Covid-19 por parte de varios laboratorios farmacéuticos, se vaya despejando el panorama para un inicio de fuerte recuperación de la economía en primer semestre y una consolidación de las industrias ya hoy en subienda, más un despegue de los sectores más afectados en segundo semestre y en 2022.

El horizonte de los meses por venir se ve más positivo y dinámico de lo que pensábamos unos meses atrás. Este, además de satisfactorio, debe ser importante insumo para que nuestras empresas, sus cadenas de valor y tejido empresarial y de emprendimiento se fortalezcan y reactiven, y de esta manera se retome la senda de crecimiento de 2018 y 2019. La Zona Franca del Pacifico aborda así una finalización de 2020 con esperanza, y un próximo año en el espíritu alentador de llegada y cierre de nuevos negocios y de consolidación de nuevas inversiones que encuentran en nuestra región y parque industrial (ZFP) las condiciones óptimas para su instalación y desarrollo exitoso.


Para leer más artículos como este, ingresa en nuestra revista Business Newsletter

9 vistas0 comentarios