top of page

Gobierno traza agenda para revisar el TLC con Estados Unidos



Entre los tópicos a discutir están la acumulación de origen, las reglas de inversión y las de propiedad intelectual.


El Gobierno Nacional ya prepara una agenda para negociar con sus pares de Estados Unidos aquellos puntos en los que consideran que el país está en desigualdad comercial con su principal socio económico, una de las propuestas que se realizaron en la campaña presidencial.


Colombia ya presentó sus cartas, basadas en cuatro ejes, y los diálogos se desarrollarían en 2023, en el marco de la respuesta del comité estadounidense, que aún está por llegar.


Las propuestas

El comercio bilateral entre Colombia y Estados Unidos ha dejado una balanza comercial favorable a Washington en los primeros siete meses del año. De acuerdo con datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), las exportaciones colombianas hacia ese país sumaron US$11.386,1 millones en este período, mientras que las importaciones fueron por US$14.142 millones, lo que arroja el déficit comercial de US$2.755,8 millones, más del doble del registrado en el mismo lapso de 2021 (US$1.134,2 millones). Mientras tanto, las ventas de productos minero energéticos sumaron US$5.161,4 millones en este tiempo, una caída de 9% versus 2019, mientras que en los no minero-energéticos, sumaron US$5.756,4 millones, un repunte del 58,2% en comparación con el año de la prepandemia. Las cartas de Colombia fueron oficializadas por el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Germán Umaña, y su equipo, en una reunión bilateral del pasado 25 de octubre. (Lea: Caída del dólar no es suficiente para llegar a precios mínimos del año). Esta propuesta, como se mencionó, está basada en cuatro ejes: acceso a los mercados, reglas de origen, de inversión y de propiedad intelectual. Estos puntos se estructuraron a su vez con relación a dos puntos claves, siendo el primero de ellos el mejoramiento de la oferta exportable y la participación en el mercado; mientras que el segundo es fortalecer la capacidad productiva del país. “Hay un tarea de equilibrio y fortalecimiento. Sobre el primero, manifestamos temas importantes como acceso a mercados, como por ejemplo, mejorar el origen acumulativo. Y les pedimos que revisen medidas restrictivas, como por ejemplo en el sector siderúrgico”, explicó el ministro Germán Umaña, en diálogo con Caracol Radio.

Umaña explicó que todos estos diálogos se realizan en el marco de los respectivos comités estipulados dentro del acuerdo y “en un tono de respeto”. El titular de la cartera comercial ratificó que en 2023 se desarrollarán las mesas de diálogos bilaterales y especificó que la figura del Congreso solo estaría actuando cuando se desarrolle una posible renegociación del tratado, pero enfatizó en que esta idea está descartada. De esta manera, el Gobierno nacional ya adelanta sus planes para las conversaciones con uno de los acuerdos comerciales a los que anunció que pondría la lupa, al tiempo que ya se mueven los hilos para los diálogos de evaluación a otros tratados estratégicos como el de México y la Unión Europea. Con estos dos territorios, de acuerdo con el más reciente boletín del Dane (septiembre) también se cuenta con un déficit comercial de importancia. Frente al país azteca el desbalance en lo que va de año es de US$1.717,5 millones, por compras por US$2.999,3 millones y ventas de US$1.281,7 millones. En cuanto al bloque europeo, el déficit es de US$1.959,7 millones, con compras por US$7.705,7 millones.


Tomado del diario PORTAFOLIO

4 visualizaciones0 comentarios
bottom of page