Smurfit Kappa avanza en el desarrollo de soluciones de empaques sostenibles para las rosas

La envoltura garantiza la protección de los ramos en el transporte; es costo-eficiente y permite reducir el consumo de PET



Por: agronegocios.co


Actualmente Colombia es el segundo proveedor de flores del mundo, por eso, con el fin de que este producto insignia siga conquistado nuevos mercados, Smurfit Kappa, empresa líder en la elaboración de soluciones de empaques a base de papel, trabajó en el desarrollo de una nueva propuesta para el transporte de las rosas colombianas.


Según informó la empresa, "este desarrollo responde a un nuevo desafío para los floricultores, como es el caso de Estados Unidos, en donde grandes cadenas de retail han definido planes para tener operaciones libres de plástico; o el de la Unión Europea, en donde existen leyes como la ‘Ley de Sanidad Vegetal 2016/2031’ que tiene como objetivo mitigar el uso desmedido de materiales que impacten negativamente el cambio climático".

La nueva envoltura de papel tipo ‘Kraft’ desarrollada por Smurfit Kappa proviene de fuentes renovables, reciclables, y biodegradable, y además es higroscópica (capaz de absorber humedad del ambiente), lo que evita el crecimiento de hongos.


Además, la envoltura con un corte a la medida garantiza la protección de los ramos durante el proceso de transporte; es costo-eficiente y permite reducir en aproximadamente 500 toneladas al año el consumo de PET.


“Constantemente estamos buscando cómo apoyar a nuestros clientes a tener soluciones de empaque más sostenibles, que estén en línea con las nuevas tendencias de consumo y con la creciente conciencia ambiental, de allí surge esta solución, que busca apoyar al sector floricultor para que se anticipe y esté en línea con los requerimientos de los mercados a los que llegan sus flores”, dijo José María Estela, Gerente General Smurfit Kappa Bogotá.

Vale destacar que esta solución de empaque diseñada por Smurfit Kappa no solo responde a una necesidad de los productores de rosas, sino también a la de las comercializadoras y consumidores de flores en el destino final, quienes durante los últimos meses han sido cada vez más exigentes respecto a minimizar el uso de materiales no sostenibles.


Artículo disponible aquí

3 vistas